Traumatólogo en Irapuato

Ortopedista y Cirujano de la mano

Doctor José Francisco Aguiar

Escoliosis idiopática

Se conoce como escoliosis idiopática a una deformidad que afecta a la columna durante la etapa del crecimiento y solo termina con la maduración del esqueleto. Dentro de los tipos de escoliosis existentes, esta es la más habitual.

La escoliosis idiopática puede clasificarse en tres grupos distintos:

Escoliosis idiopática infantil

Surge entre el nacimiento y los tres primeros años de vida. No es muy común y tiende a corregirse sin necesidad de tratamiento la mayoría de las veces. En caso contrario, la escoliosis idiopática infantil puede ser progresiva y conlleva ciertos problemas en el corazón y los pulmones.

Un diagnóstico temprano es de vital importancia para descubrir si la enfermedad tiende a evolucionar.

Escoliosis idiopática juvenil

Se da desde los 3 hasta los 9 años de edad. A diferencia del primer tipo, resulta invariablemente evolutiva, por lo cual no hay posibilidades de recuperación sin terapia. Las niñas son más propensas a padecerla. 

Escoliosis idiopática adolescente

Aparece en paralelo a la pubertad, desde los 10 años y hasta que se termina de formar el esqueleto. Es la más común y puede confundirse con la escoliosis idiopática juvenil.

Debido al escaso potencial de desarrollo, propiciado por su aparición tardía, no supone un riesgo tan grande para la salud como los grupos anteriores. 

Tratamiento de la escoliosis idiopática

El tratamiento suele combinar ejercicios de fisioterapia con rehabilitación física o deportiva. Una rutina debidamente supervisada contribuye a aliviar los dolores corporales, además de estirar y potenciar la resistencia de los músculos acortados.

Cabe mencionar que el deporte es un elemento clave para la recuperación exitosa de los niños con problemas de espalda.

Entre las actividades más benéficas que contribuyen a paliar la enfermedad se encuentran la natación, el yoga, el baloncesto, el voleibol, el tai-chi y los ejercicios de fuerza.

Diagnóstico de escoliosis

Para diagnosticar correctamente este padecimiento, es necesario efectuar una observación minuciosa de las radiografías, en las que el paciente aparezca de pie. 

Ciertos elementos, como la rotación de los huesos, las curvas y el acuñamiento, evidenciarán la presencia de una escoliosis idiopática.

Una pauta caraterística de la enfermedad, se da con la reducción de la cifosis dorsal que a su vez, disminuye el espacio del tórax. Este es el origen de inconvenientes pulmonares. 

La aparición de curvas compensadoras por arriba o debajo de la curvatura principal, es otro aspecto que no puede pasar desapercibido. 

Una vez determinado el pronóstico, será pertinente localizar la región donde se encuentra la curva. 

Pautas para detectar una escoliosis

Algo que ocurre con la escoliosis de los niños, es que conforme se van desarrollando, la estructura de sus cuerpos se adapta fisiológicamente a los avances del trastorno. Esto produce ciertos signos que deberían observarse con atención:

  • Dolor en la espalda.
  • Falta de equilibrio entre la pelvis y la cabeza.
  • Apoyar el peso del cuerpo sobre una sola pierna.
  • Notar que una pierna del pantalón sufre mayor desgaste que la otra.
  • Tener un hombro más alto que el otro.
  • Observar una desigualdad de altura entre la parrilla costal y las clavículas.
  • Aparición de una S sobre la columna vertebral al flexionar las lumbares.

¿Cuál es la causa de la escoliosis idiopática?

Hasta hoy, se desconocen las causas directas que originan esta afección. No obstante, existen algunos factores de riesgo que conviene tener en cuenta:

  • Infecciones o lesiones de la columna.
  • Enfermedades neuromusculares.
  • Defectos de nacimiento que alteren la formación ósea de la columna.

Aunado a esto, hay otros aspectos que podrían propiciar su aparición:

  • Sexo. Niños y niñas pueden padecer escoliosis idiopática, aunque son estas últimas quienes corren mayor peligro de que el padecimiento se agrave.
  • Edad. Muchos de los síntomas aparecen durante la etapa del crecimiento conocido como “el estirón”. Este es el período que antecede a la pubertad.
  • Antecedentes en la familia. A veces la escoliosis es hereditaria. Sin embargo, es prudente señalar que este no es el caso de la mayoría de los niños que la sufren.

¿Qué zona de la espalda afecta?

La escoliosis idiopática se distingue por una desviación lateral de la columna, en la cual un conjunto de vértebras giran hacia un lado y después, rotan en dirección contraria. La curvatura producida por esta patología puede surgir un solo lado de la columna vertebral o ambos, afectando secciones distintas. 

Otras áreas comprometidas podrían ser la región tiránica media y el lumbar.

¿Qué relación tiene con tener una pierna más larga que la otra?

Para entender la escoliosis, debemos mirarla como una deformidad tridimensional de la columna vertebral. 

Cuando existe una diferencia de longitud entre las piernas, surge una curvatura que pretende compensar la falta de equilibrio en el cuerpo. Por suerte esta no es una deformidad auténtica y se puede revertir con el apoyo adecuado.

El médico puede sugerir algún método que iguale el largo de las piernas, como alzas para el calzado. Con el tiempo, el uso prolongado de estos accesorios impulsará el desvanecimiento de la curva.

¿Es necesario acudir al traumatólogo?

Por supuesto que sí. La asistencia de un traumatólogo calificado es indispensable para obtener un diagnóstico y determinar la mejor terapia, previniendo secuelas a largo plazo.

El doctor José Francisco Aguiar es un médico especialista en Irapuato, que se caracteriza por su impecable atención. La escoliosis idiopática forma parte de su amplia experiencia como especialista; entre otras enfermedades del sistema locomotor.

Mediante su acertada intervención, es posible garantizar un tratamiento que incremente la calidad de vida de sus pacientes.

Contacto:

Génova 230, Residencial Campestre, 36698 Irapuato, Gto., México

También ofrezco servicio de urgencia las 24 horas.