Traumatólogo en Irapuato

Ortopedista y Cirujano de la mano

Doctor José Francisco Aguiar

Ortopedista especialista en ciática en Irapuato

Padecer de la ciática, es uno de los problemas más comunes con los que deben lidiar miles de personas. La intervención de un médico especialista resulta crucial al corregir dicha anomalía con éxito.

Como ortopedista con especialización en problemas de la columna en Irapuato, el doctor José Francisco Aguiar cuenta con la capacidad para diagnosticar acertadamente el problema, garantizando una recuperación efectiva. Prueba de ello, es la experiencia que le ha brindado la rehabilitación de numerosos pacientes.

¿Qué es la ciática?

La ciática comprende una serie de molestias originadas en la columna lumbar: dolor, hormigueos, entumecimiento y/o debilidad. Estos surgen debido a la presión del nervio ciático, o por causa de alguna lesión.

No es una enfermedad en sí misma, sino más bien, el síntoma de otro padecimiento.

Causas de la ciática

El daño del nervio ciático puede producirse por lesiones o a consecuencia de afecciones distintas. Las causas más frecuentes se mencionan a continuación:

  • Fractura o lesión en la pelvis.
  • Hernia de disco.
  • Estenosis raquídea.
  • Presencia de tumores.
  • Síndrome piriforme.

Síntomas de la ciática

El dolor ciático se presenta de formas variadas, desde un hormigueo ligero hasta un intenso ardor que podría incluso inmovilizar a la persona.

Normalmente afecta solo a un costado. Algunas personas sienten un agudo dolor en parte de la cadera o de la pierna, o bien, experimentan entumecimiento en otras zonas corporales, como la planta del pie o la pantorrilla.

El dolor de la ciática se caracteriza por empeorar progresivamente. Puede agravarse por las noches, al sentarse, ponerse de pie, toser, estornudar o reír, o simplemente al caminar o doblarse hacia atrás.

Tratamiento para la ciática

Ya que la ciática surge como síntoma de una afección primaria, es preciso determinar dicha causa y administrar el tratamiento que corresponda.

Algunas veces el dolor tiende a desaparecer por sí solo. Aunque por lo general es más recomendable tomar los fármacos suministrados por el ortopedista. De forma adicional, las siguientes medidas son aconsejables para calmar los síntomas y facilitar la recuperación del paciente:

  • Aplicar compresas calientes o frías en el área afectada.
  • Tomar analgésicos simples, (como paracetamol o ibuprofeno).
  • Disminuir la actividad física un par de días.
  • Evitar torcer la espalda o levantar objetos pesados.
  • Una o más sesiones de fisioterapia podrían ser de gran ayuda, dependiendo de lo que indique el médico.

Preguntas frecuentes

¿Es normal sentir dolor en la ingle o el muslo?

No es normal. Sentir dolor en la columna desde la ingle o en la cara interna de algún muslo, suele ser uno de los indicativos más comunes de ciática.

¿Cómo se diagnóstica la ciática?

Un médico especializado en ortopedia, es el profesional más adecuado para emitir un diagnóstico correcto. Este se realizará tomando en cuenta el historial clínico del paciente, en conjunto con algunas pruebas físicas y estudios.

¿Qué pruebas son necesarias para el diagnóstico?

Inicialmente, el ortopedista debe llevar a cabo un examen físico general, mediante el cual podrá sospechar de la presencia de ciática.

Posteriormente será necesario practicar exámenes que confirmen el padecimiento, como los tests de sangre, la resonancia magnética o la radiografía.

¿Es necesaria la cirugía?

En principio no. La cirugía se reserva como última opción para casos en extremo severos. 

Si la ciática no fue atendida a tiempo, es probable que ni los medicamentos, ni la rehabilitación física sean suficientes para corregir el problema, en cuyo caso habrá que operar.

¿Qué se puede hacer cuando ni la terapia ni los medicamentos funcionan?

Hay dos opciones que el ortopedista podría proponer, como última alternativa:

  • Bloqueo lumbar. También conocida como infiltración de columna, consiste en inyectar un anestésico por dentro de la columna, con el propósito de insensibilizar el nervio ciático, aliviando el dolor progresivamente.
  • Cirugía de descompresión. Llamada también discectomía, se practica para remover la parte dañada en una hernia de disco. Hoy en día es posible llevarla a cabo mediante una diminuta incisión, lo que la convierte en un procedimiento mínimamente invasivo.

¿Qué medicamentos se usan para tratar la ciática?

Los fármacos aptos para el tratamiento son variados, pudiendo ser analgésicos, antiinflamatorios y neuromoduladores.

Es importante que sea el médico quien administre los medicamentos y la dosis a ingerir. No se recomienda de ningún modo la automedicación, debido al riesgo que conllevan sus efectos secundarios.

¿Qué puedo esperar después del pronóstico?

Es habitual que la ciática se desvanezca por sí sola, siempre y cuando se sigan las indicaciones del ortopedista. No obstante, conviene darle seguimiento a largo plazo, pues su reaparición también suele ser algo común. 

¿Cuáles son las consecuencias de padecer de la ciática?

No es extraño que la ciática agrave otros padecimientos severos, como la estenosis raquídea y la hernia de disco. Esto ocurre cuando se deja pasar el tiempo sin someterse al tratamiento adecuado.

Dichas complicaciones van muy ligadas a la causa del padecimiento.

¿Cómo se puede prevenir la ciática?

Tras el diagnóstico, las medidas de prevención se aplicarán en función del daño del nervio. Se recomienda no estar sentado ni acostado por períodos de tiempo prolongados, para evitar el exceso de presión en los glúteos. 

¿Cuándo debería contactar a un especialista?

Todo síntoma es una señal apremiante de que debes acudir al ortopedista. Afecciones como dolores repentinos, inflamación, entumecimiento, fiebre, debilidad o ardor, deben ser evaluados de inmediato.

La pérdida involuntaria de peso, el descontrol de los esfínteres y el uso de esteroides o medicamentos intravenosos, también son factores a tener en consideración.

Contacto:

Génova 230, Residencial Campestre, 36698 Irapuato, Gto., México

También ofrezco servicio de urgencia las 24 horas.