Traumatólogo en Irapuato

Ortopedista y Cirujano de la mano

Doctor José Francisco Aguiar

Ortopedista pediatra en Irapuato

Los trastornos ortopédicos infantiles pueden suponer un auténtico desafío para muchas familias, sino se cuenta con el asesoramiento médico adecuado. Recurrir a un ortopedista pediatra, en vez de optar por un ortopedista general, es la mejor opción para lidiar con esta clase de afecciones.

Por su especialización en ortopedia infantil, el doctor José Francisco Aguiar es el mejor profesional disponible en Irapuato. Su vasta experiencia al tratar con niños y adolescentes, le ha permitido rehabilitar y corregir con éxito numerosos casos.

Cabe mencionar que el doctor Aguiar cuenta con un amplio reconocimiento en su campo, debido al profesionalismo y gentileza que le caracterizan en su trato con los pacientes.

¿Qué hace un ortopedista pediatra?

El ortopedista infantil aborda una subespecialidad de la cirugía ortopédica y traumatológica, que diagnostica y corrige las lesiones y afecciones músculo-esqueléticas en niños y adolescentes.

Dicha rama se conoce comúnmente como ortopedia infantil, traumatología infantil o cirugía ortopédica infantil.

Algunas lesiones frecuentes en infantes, como las deformidades en los pies o la displásica de cadera, pueden ser congénitos, hereditarios o adquiridos. El ortopedista pediatra dispone del conocimiento requerido para diagnosticar correctamente el problema en cuestión, así como indicar el tratamiento conveniente.

¿Cuándo se debe acudir al ortopedista pediatra?

Es muy importante acudir con un especialista en ortopedia infantil, apenas se detecte algún problema en los niños.

Un buen ortopedista realizará las pruebas físicas necesarias para identificar las áreas de dolor, así como verificar la movilidad y estabilidad de las articulaciones, entre otras valoraciones. Gran parte de los problemas ortopédicos pueden corregirse exitosamente desde la infancia.

El especialista habrá de centrarse en las zonas de crecimiento ubicadas al extremo de los huesos, pues son las más vulnerables a sufrir lesiones durante los 20 primeros años de vida.

¿Por qué debería recurrir a un ortopedista pediatra?

El ortopedista pediatra es el especialista más indicado para atender a niños y adolescentes.

Uno de los aspectos más importantes de la medicina, es la relación médico-paciente, que en este caso resulta fundamental para el bienestar del menor. El ortopedista no solo se encarga de establecer un vínculo de confianza con los infantes, sino también con los padres, a quienes debe transmitir las instrucciones y cuidados específicos que requiere cada pequeño.

Acudir a un pediatra con especialización, te brindará la confianza que necesitas para corregir cualquier problema del sistema locomotor de tu hijo (a). Un buen médico siempre responderá tus dudas con claridad y gentileza, anteponiendo también el bienestar y la comodidad de su pequeño paciente.

¿Qué afecciones trata la ortopedia infantil?

Como en cualquier otro ámbito de la medicina, uno de los propósitos de la ortopedia infantil es brindar un diagnostico precoz gracias al cual, muchos problemas ortopédicos de la infancia pueden prevenirse mediante el tratamiento y la corrección adecuados.

Entre las enfermedades que trata el ortopedista pediatra encontramos las siguientes:

  • Displasia de cadera
  • Deformidades en la columna
  • Deformidades en los brazos y piernas
  • Deformidades de los pies
  • Deformidades varias del aparato locomotor a causa de enfermedades previas
  • Trastornos de la marcha

Padecimientos más comunes en la ortopedia pediátrica

  • Displasia del desarrollo de cadera (DDC): Se trata de una alteración del crecimiento común. Cuando hay inestabilidad de la articulación entre la cabeza del fémur y el acetábulo, la cadera puede desarrollarse de forma anormal. Un diagnóstico temprano es clave para corregir dicha anomalía.
  • Trastornos de la marcha: Afectan la forma de caminar debido a lesiones o patologías. Evaluar la posición de pies, rodillas y cadera, es uno de los motivos de consulta más frecuente entre ortopedistas infantiles, ya que permite conocer la existencia de alteraciones ortopédicas que estén a tiempo de corregirse.
  • Pie equino varo aducto congénito: Es una deformidad de nacimiento que se hace notar cuando la planta del pie se encuentra torcida hacia adentro y arriba. Aunque no es dolorosa, debe corregirse desde el nacimiento del niño, con el fin de prevenir su discapacidad.
  • Columna pediátrica: En los niños, el desarrollo de la columna vertebral depende de cambios progresivos como el incremento de peso y talla. Sin embargo, también puede verse afectado por enfermedades infecciosas y otros inconvenientes particulares, que deben ser analizados por el ortopedista.
  • Parálisis cerebral infantil: Esta condición surge a partir de una lesión cerebral en la zona motora, que pudo darse durante el desarrollo prenatal, antes o después del nacimiento. Se hace presente mediante alteraciones del movimiento o retraso en el desarrollo del niño.
  • Discrepancia de longitud en las extremidades y deformidades angulares: Condiciones como estas afectan la marcha y causan problemas secundarios como dolor lumbar, cojera o asimetría entre la pelvis y el tronco. Pueden provenir de traumatismos, infecciones, o trastornos congénitos o metabólicos.
  • Epifisiolistesis femoral proximal de cadera: Una condición que aparece entre los 9 y los 12 años. Se distingue por el desplazamiento de la epífisis proximal en el fémur. Es más frecuente en niños con sobrepeso, irregularidades hormonales o que padezcan insuficiencia renal.
  • Enfermedad de Legg-Calve-Perthes: Esta afección se distingue por la necrosis avascular de la cadera; la falta de irrigación sanguínea provoca la pérdida de fuerza en el hueso, pudiendo colapsar la cabeza femoral. Aparece entre los 4 y 8 años de edad, y es más común en varones.

Secuelas de enfermedades metabólicas del esqueleto: Este tipo de trastornos derivan en problemas múltiples como talla pequeña, fragilidad de los huesos o deformidades. Algunas de las enfermedades más conocidas incluyen el raquitismo, la displásica ósea y la osteogénesis imperfecta.

Contacto:

Génova 230, Residencial Campestre, 36698 Irapuato, Gto., México

También ofrezco servicio de urgencia las 24 horas.