Traumatólogo en Irapuato

Ortopedista y Cirujano de la mano

Doctor José Francisco Aguiar

Patrón torsional de las piernas del niño

En la actualidad, son muy numerosos los casos infantiles en los que se desarrolla algún trastorno del sistema locomotor, tal como el patrón rotacional de las piernas. Por suerte, gran parte de dichas anomalías no suelen representar un riesgo grave para la salud y se pueden corregir con ayuda de un especialista.

El doctor José Francisco Aguiar es uno de los traumatólogos infantiles más renombrados en Irapuato. Su acertada intervención

¿Qué es el patrón rotacional?

Se le llama de esta manera a una condición en la que las extremidades inferiores del niño se desvían hacia afuera o adentro. Dicha desviación es originada a partir de factores varios, que incluyen la laxitud de las articulaciones, la disposición de los huesos y el tono muscular.

Durante el proceso de crecimiento infantil, estos aspectos pueden sufrir algunas alteraciones, ya que es bien sabido que el sistema locomotor evoluciona a la par del desarrollo de los niños.

Debido a esto, sus piernas pueden lucir diferentes cada vez que se sientan o caminan.

En los infantes más pequeños, la tibia y el fémur se hallan rotados hacia el interior. En dicha situación es fácil observar como caminan con los pies hacia adentro, mientras las puntas de sus dedos chocan entre ellas.

Los niños cuyo fémur ha girado hacia adentro, se sientan sobre la cama o el piso en posición de W, es decir, con sus piernas y pies flexionados a ambos lados.

Esta posición se conoce como “intoeing”.

Generalmente, los huesos de las extremidades inferiores van rotando de manera externa conforme a su crecimiento, corrigiéndose por sí misma la orientación de los pies.

Esto es fácil de distinguir hacia los 8 de edad. Para entonces, los pies de los niños mantienen una posición recta, enfocada hacia adelante. Hacia los 14 años las puntas de los pies son capaces de mirar completamente hacia afuera.

¿Cuáles son las causas del patrón rotacional?

Dependiendo de las extremidades involucradas y el grado de la afección, son varias las causas que podrían originar alguna incomodidad:

  • Fracturas o lesiones anteriores.
  • Displasias óseas.
  • Deficiencias de calcio en el organismo. 
  • Trastornos por herencia familiar.
  • Infecciones de los huesos.
  • Reblandecimiento óseo por la falta de vitamina D.
  • Obesidad o sobrepeso.

Factores como estos deben ser tenidos en consideración al momento de practicar un análisis detallado. Algunos de los aspectos anteriores pueden involucrar la realización de exámenes clínicos, según lo indique el especialista a cargo.

¿Cómo se evalúa el patrón rotacional?

Todo traumatólogo tomará en consideración cuatro factores distintos:

  • La posición de los pies el caminar: Hay que observar si el niño los coloca hacia adentro, hacia afuera y en que ángulo.
  • El giro del fémur: Se comprueba analizando en que medida puede rotar la cadera, hacia afuera o hacia adentro.
  • El giro de la tibia: Esta es una valoración del eje en el pie con respecto al resto de la extremidad.
  • La forma del pie: El especialista evaluará si este contiene alguna deformidad que interfiera con la estabilidad del paciente.

Gracias al estudio detallado de los parámetros anteriores, será posible detectar o descartar trastornos variados en los pies, así como en los huesos del fémur y la tibia.

¿Cómo se diagnostica el patrón rotacional?

El médico especializado comenzará por practicar una exploración física de las extremidades afectadas. Enseguida se limitará a observar la presencia de deformidades angulares, evaluando el modo de andar del niño.

En casos especiales, se podría solicitar la práctica de estudios adicionales como radiografías, con los cuales descartar la incidencia de otras enfermedades.

¿Cuál es el tratamiento para el patrón rotacional?

Es un hecho que el patrón rotacional no es el mismo en todos los niños, pudiendo variar en función de su anatomía y desarrollo.

Se consideran como patológicas las circunstancias siguientes:

  • Asimetrías considerables con respecto al fémur, la tibia o ambos.
  • Rotaciones a cadera que sobrepasan los 90 grados.

Casos como estos, ameritan un tratamiento y observación periódica por parte del especialista. En el caso de las deformidades angulares, la cirugía es la única opción que ha logrado correcciones definitivas. En la actualidad es posible esperar excelentes resultados, gracias a las técnicas quirúrgicas y la tecnología a disposición de los médicos.

Otras alternativas como la fisioterapia o el uso de aparatos ortopédicos, no suelen constituir el mejor procedimiento.

¿Cuáles son las consecuencias del patrón rotacional?

Este trastorno puede acarrear las complicaciones siguientes:

  • Inconvenientes para andar o correr de manera normal.
  • Desgaste de los huesos y articulaciones de las extremidades inferiores.
  • Incomodidad y baja autoestima; sobre todo si hay deformidades provocadas por la rotación u otras causas externas.

¿Es necesario acudir con el traumatólogo?

Sí, la atención de un especialista en traumatología siempre será recomendable. Solo un profesional efectuará el diagnóstico que el paciente necesita para corregir sus extremidades.

En segunda instancia, contar con su opinión será beneficioso para descartar otra clase de lesiones o enfermedades. Por ejemplo:

  • Trastornos metabólicos, que interfieran con la estructura ósea del paciente.
  • Displasias del esqueleto, que afecten su pleno desarrollo.
  • Secuelas a partir de caídas o fracturas anteriores.

¿Se puede prevenir el patrón rotacional?

No existen medidas de prevención especificas contra este problema. Sin embargo, establecer una rutina saludable para los niños siempre disminuirá las posibilidades de que surjan este tipo de alteraciones.

Es recomendable establecer una dieta balanceada y dejarles practicar actividades físicas regularmente, para evitar el sobrepeso. 

Los alimentos ricos en calcio y vitaminas varias, contribuirán a fortalecer su sistema ósea y muscular.

Contacto:

Génova 230, Residencial Campestre, 36698 Irapuato, Gto., México

También ofrezco servicio de urgencia las 24 horas.